Punto de encuentro  / Talento Jurídico

Pachi Fernández

Director Ejecutivo de Siete Estrellas - SocialMente

Metodologías innovadoras para el aprendizaje en educación financiera de niños y niñas

La educación financiera ha sido y sigue siendo uno de los grandes retos de nuestra sociedad. Son varios los informes que nos señalan que en España queda mucho por hacer. En los últimos informes PISA, por ejemplo, el 25% de los alumnos y alumnas evaluados -menores de 15 años- no llegaba al nivel mínimo de competencia que se marcaba en este sentido.

La educación financiera ha sido y sigue siendo uno de los grandes retos de nuestra sociedad. Son varios los informes que nos señalan que en España queda mucho por hacer. En los últimos informes PISA, por ejemplo, el 25% de los alumnos y alumnas evaluados -menores de 15 años- no llegaba al nivel mínimo de competencia que se marcaba en este sentido.

Por suerte, tenemos en nuestras manos revertir esta situación si impulsamos correctamente una formación financiera adaptada desde el ámbito socioeducativo desde la infancia. Trabajar en fomentar que los menores conozcan la importancia del ahorro o la diferencia conceptual entre inversión y consumo, no solo puede ayudar a que sean personas mejor formadas para tomar las decisiones económicas que todos y todas debemos afrontar cada día de nuestras vidas, sino que también impulsa -según hemos podido ver por nuestra experiencia- que los niños y niñas generen hábitos y una forma de entender su relación con el dinero que redunda en una sociedad más cohesionada.

 

La importancia de que los niños y niñas conozcan el dinero y todas sus implicaciones

 

Por supuesto, es comprensible que de primeras la idea de explicar a un niño o una niña ámbitos financieros nos parezca una montaña muy difícil de escalar. Pero en realidad, cuando nos ponemos manos a la obra con las herramientas, metodologías y técnicas adecuadas, los resultados son sorprendentes.

Algo que quiero recalcar aquí en base a nuestra experiencia en Siete Estrellas – SocialMente, es que es vital tratar a los y las menores como lo que son: personas tan complejas y con tanta o más capacidad de razonar y llegar a conclusiones que las personas adultas. En pocas palabras, debemos elegir las metodologías y técnicas adecuadas para acercarnos a ellos según su edad, pero no subestimarlos ni infantilizarlos. ¡Os sorprendería las conclusiones a las que llegan todos y todas!

Además, trabajar desde la niñez estas cuestiones no solo repercute, como decíamos antes, en unos ciudadanos y ciudadanas mejor formados financieramente hablando. También creo firmemente que es una gran herramienta transformadora para construir una sociedad mejor y más sostenible.

La aplicación de metodologías en las que se explora la relación con el dinero y buenos hábitos económicos ayuda a los más pequeños y pequeñas a conocer desde el principio la existencia de colectivos vulnerables; también a darse cuenta de que consumir más o menos no determina nuestro estatus social ni debería condicionar cómo nos ven y vemos a los demás; o, por citar un último ejemplo, cómo nuestras decisiones de consumo tienen un poder en sí mismo a la hora de fomentar la economía de cercanía o el cuidado del Planeta.

 

Qué metodologías innovadoras hemos aplicado: el caso del ‘Laboratorio Ahorro y Consumo Responsable’

 

En Siete Estrellas – SocialMente hemos tenido la suerte de trabajar en proyectos que ponían la educación financiera en la infancia en el centro, como el ‘Laboratorio Ahorro y Consumo Responsable’ que desarrollamos con la Fundación Mutualidad Abogacía.

En este proyecto en concreto trabajamos aplicando una serie de metodologías que buscaban fomentar la cultura financiera entre menores que iban desde 1º a 3º de Primaria hasta 1º y 2º de la ESO. Las desarrollamos poniendo también el foco en cada uno de los talleres que salían de ellas tuvieran relación directa con algunos de los ODS, especialmente los dedicados al Fin de la Pobreza (ODS 1), y al Consumo y Producción Sostenibles (ODS 12).

Entre estas metodologías innovadoras está por ejemplo el Design Thinking o Pensamiento de Diseño, un planteamiento que nace del área del diseño de productos pero que ha demostrado tener aplicación en multitud de ámbitos, siendo especialmente útil en el socioeducativo. Del Design Thinking extraemos su capacidad de generar experiencias de aprendizaje más rupturistas, porque parte de la vocación de poner al participante en el centro, siendo el menor en este caso el que va avanzando en la definición de los problemas, las hipótesis para solucionarnos y el testeo de las mismas con la empatía como base.

Otra metodología ligada intrínsecamente a la anterior y que recorre todo el trabajo que realizamos en este proyecto es el Learning by doing o aprender haciendo. En pocas palabras, que todo el programa de aprendizaje se base en que sea el participante el que tome acción y saque sus propias conclusiones. Para ello las actividades que llevamos a cabo en el ‘Laboratorio Ahorro y Consumo Responsable’ contaban con un Cuaderno del Participante donde cada menor podía ir viendo sus propios progresos.

Con este mapa conceptual ya plantado, en el Laboratorio proponíamos varias actividades que iban variando según la edad de los y las participantes. No es lo mismo comenzar a tratar el concepto de ahorro con estudiantes de primaria que con pre-adolescentes, tampoco cuentan con las mismas necesidades. En algunos de ellos nos basábamos en definir de forma activa conceptos como inversión o ahorro o diferenciar entre necesidades y deseos, mientras que con los más mayores atajábamos problemas que pueden tener ya implantados como una cultura de consumo poco planificada en torno a la moda o la tecnología.

Así, por ejemplo, entre los más pequeños y pequeñas iniciábamos actividades como ‘El árbol de los deseos y el árbol de la felicidad’, en la cual todo el grupo debía participar activamente en generar listas de ‘cosas que deseamos’ y ‘cosas que necesitábamos’ y después distinguir cuáles colocarían en un mural -el árbol de la felicidad- como prioritarias, fomentando así que comprendieran el valor del dinero y de lo que no pueden conseguir con él, como el afecto o el respecto.

Para introducir el concepto de ahorro y la importancia que tiene en cualquier decisión económica familiar, desarrollamos un juego bastante divertido también, adaptado en este caso tanto para los participantes de menor edad como los y las más mayores. Lo llamamos ‘Denarius Prix’, que, tras introducir previamente el concepto de presupuesto, consiste en repartir dinero ficticio que por grupos deben organizar para acometer distintas pruebas que simulan decisiones de consumo en una especie de ‘Juego de la Oca’.

En el campo de la economía social, con los participantes de menor edad utilizamos dinámicas que explicaban y replicaban el comportamiento de una colonia de hormigas y su interrelación, generando así analogías que los niños y niñas pueden comprender sobre las necesidades de un consumo responsable y colaborativo. Ejercicios como estos, tenían su traslado con los más mayores dándoles a ellos y ellas una capacitación mucho mayor y creando talleres en los que se les proponía crear y proyectar qué empresa de economía social crearían y qué problema solucionarían.

Por último, también trabajamos ámbitos de ahorro y consumo responsable en el hogar, creando de nuevo talleres y juegos en torno al reciclaje y el valor de los residuos que generamos y la importancia de disminuirlos. Y, para cerrar el círculo entre ahorro y consumo, también proponíamos a los y las participantes actividades en las que debían priorizar y ordenar sus juguetes para los de menos edad y, para los de mayor edad, reconocer analizando cajas de galletas y otros productos qué elementos de marketing se utilizan en ellas o interpretar cómo funciona la industria textil y cómo se está transformando hacia un modelo, poco a poco, más circular de forma necesaria.

Toda esta experiencia nos ha servido al equipo de Siete Estrellas – Socialmente para afianzar nuestra apuesta por el aprendizaje de la cultura financiera y la sostenibilidad desde la niñez. No hay nada que nos haga más ilusión que ver cómo los menores con los que hemos trabajado nos cuentan que han hablado en sus casas de los talleres que han realizado y los conceptos que han asimilado.

Pero este es un trabajo de largo recorrido. En Siete Estrellas – Socialmente llevamos más de 20 años incorporando nuevas metodologías y herramientas a la intervención socioeducativa y somos conscientes de la importancia de un aprendizaje continuo por nuestra parte, para poder ofrecer intervenciones eficaces y de calidad.

Fecha de publicación: 10/06/2020